filename

Deberían ir paralelas la sanidad y la economía, pero la política del gobierno es que nos quedemos en casa sin resolver el sustento económico de la mayoría de quienes deberíamos quedarnos en casa, para que podamos hacerlo.

El primer mes, las capas medias productivas van a recurrir a sus ahorros (el gobierno, de hecho, al blindar al capital financiero privado, está confiscando los ahorros de las capas medias productivas), pero va a llegar el momento en que los sectores de bajísimos ingresos y esas capas medias sin ingresos no van a poder mantenerse en aislamiento. Entonces todo y todos vamos a saltar por los aires.

Ese momento no es lejano. Hubo mucho consumo y poco ahorro en estas sociedades. Macrón lo sabe y por eso se hace cargo de todo, tarifas, impuestos, alquileres... Todo a cargo del Estado. Se endeuda el colectivo, no las personas que producen, los trabajadores. Aquí arden los celulares con ofertas de créditos de usura. ¡Claro! Tenés que pagar tarifas o te cortan los servicios, Impuestos y alquileres pueden dejar de pagarse mientras haya que elegir entre comida o pagarlos, pero se adeudan. Muchos ya no tienen ingresos o los tenemos menguados. Todos queremos mantener el aislamiento para evitar el crecimiento exponencial de la pandemia, pero así es imposible.

Entonces cuando la línea del aislamiento, que debería ir paralela a la política, se choque con ésta, porque en realidad van en diagonal y directo a la intercepción violenta, va a haber quilombo. La infección va a volverse exponencial porque no va a respetarse el aislamiento, no por la inconsciencia de ciudadanos irresponsables, sino por la necesidad de supervivencia.

Eso obligaría a empezar de nuevo, de cero, hasta que se industrialice la vacuna. El parate económico, que podría ser de tres meses, se haría bastante más largo y el dogma del gobierno (“el capital financiero privado no se toca”) también va a saltar por el aire, pero por los cielos.

Lacayito un día te dice que no es ortodoxo y hasta que podría ser keynesiano y a la conferencia siguiente te clava el dogma hiperortodoxo neoliberal, “el capital no se toca, sólo los sueldos de los trabajadores y las jubilaciones y todos los ingresos de los informales”. Y es mentira que salva a las PYMES y medianas empresas con los seguros de paro (pagados mayormente por los trabajadores), porque muchas empresas no declaran todos los empleados que tienen ni todos los sueldos, y aun con todo declarado, si no facturan, no alcanza con el subsidio del BPS, porque el resto de las cuentas sigue corriendo, agua, luz, gas, alquileres, higiene y comida, entre otras. Las ollas populares mitigan, las fuerzas sociales ayudan, pero llegado el momento van a hacerse cargo del Estado, porque es el Estado el protagonista de esta guerra. Esto no es la Vuelta Ciclista. Unos largan de Miami y otros de Casavalle. Unos van en yate y otros a gamba, pero si los que no van en yate tenemos que cruzarnos, no vamos a resignarnos al contagio. El Estado somos nosotros. No sos vos. Aunque te llames Luis. Hace dos siglos y tres décadas que debería haberte quedado claro.

Y sin embargo en esto no puedo acusar al gobierno de cipayo. No está haciendo lo que hace USA. Trump prometió tres mil dólares para cada habitante. No sale al salvataje de la banca como en 2008 porque esta crisis no puede hacérsela pagar sólo al pueblo. Lacayito en esto no es cipayo. Se corta por su cuenta… o por la de Alfie.

¡Están locos! ¡Completamente desquiciados! Van a enviar una Ley de Urgencia que no tiene nada de urgente y que van a tener que derogar en pocos meses, ¿o creen, de verdad, que pueden reiniciar la economía en semanas?, porque esa ley es para achicar el Estado y lo tienen que agrandar, sí o sí.

Cuando digo “todos vamos a volar por los aires”, me refiero también a ellos, Lacayito, Talvi, Alfie, Arbeleche… si pierden el control de la pandemia no van a poder gobernar. Que se saquen las anteojeras, por favor, por ellos mismos.

Tenés una consigna de tu cuño neoliberal que ahora tenés que cumplir, “hacé la tuya”, hacelo por vos. Cuando los que te financiaron la campaña te apretan, mandalos a cagar. Si esto se posterga no vas a tener más campañas.

Y se va a postergar y todavía más se va a postergar si no hacés todo lo políticamente imprescindible para sustentar el aislamiento.

Autor: Joselo Olascuaga

Compartir

Comentarios