filename

¿Se acuerdan que mataron de un balazo en la cabeza a Plef por pintar un muro?

¿Y que se hizo una pintada colectiva muy grande para homenajearlo, condenando la impunidad y exigiendo justicia, sin convertirlo en un acto político partidario? ¿Y que en esa actividad participaron cerca de 200 personas durante el día, artistas, familias, gente dolida por la infame muerte de un joven grafitero comprometido con las causas populares que fue ultimado producto del odio que la derecha instaló en su campaña de miedo disfrazada de seguridad, arengando la intolerancia, la desconfianza y la estigmatización a los pobres? 

¿Y se acuerdan de la parte en que poco tiempo después, vino una brigada del ahora Canciller Talvi miembro de la coalición de enchastre de colores de la derecha y la blanqueó y tapó TODA para poner con una letra a rodillo chorreante el número de su lista en las elecciones? Y que nunca se disculpó ni él, ni su lista, ni su partido.

La memoria manipulada se vuelve selectiva y de muy corto plazo, pero no se puede ser hipócrita con el tema del muro de rambla sur, mural sobre el que no abrimos juicio ni artístico ni de valor político.

A los muralistas callejeros nos viven tapando las obras, pero igual la seguimos militando aunque sabemos que cuando pintamos un cuadro en la calle su vida es finita porque la calle es lugar de disputa. 

Los propagandistas hemos atravesado con el pueblo momentos de represión a lo largo de la historia reciente, incluso de bancar a las patotas que vienen enfierradas bajando de 4x4 y te patean las pinturas o te judean algún compañero o compañera, si sabremos de esto en las épocas de elecciones, ahora a simple volada recordar de cuando apretaron a un compañero diputado que salió de pintada en las piedras, o de cuando te hacían dormir en la comisaría más cercana porque pintaste contra la reforma educativa o contra las razzias. No nos olvidamos, ni olvidaremos nunca de Ramón Peré, asesinado por la espalda por repartir volantes de la CNT en la huelga general contra la dictadura, ni de Walter Medina, también asesinado por la espalda mientras pintaba en un muro “Consulta popular”. Ni tampoco de cientos de compañeros y compañeras que cayeron en las garras de la dictadura y sufrieron la cana y la tortura por tener un volante encima, por esconder un mimeógrafo, por enfrentarse a la oscura noche del fascismo con un pincel, un tizón de parafina o un spray en la mano. Esas son nuestras armas, la palabra y el arte y no nos van a callar.

Los compañeros de un zonal del PIT-CNT taparon un mural artístico, un error, lo asumieron, la central se hizo cargo públicamente, lo demás es humo y campaña antisindical y antipopular. 

Acá el debate no es artístico, y mucho menos de defensa y/o promoción e incentivo para el arte, acá se quiere allanar camino para criminalizar la propaganda y a sus instrumentos. Acá se quiere tirar abajo las paredes que gritan nuestras luchas para levantar paredones morales funcionales al status quo del capital.

Como decía Mariátegui, "la burguesía quiere un arte que corteje y adule su gusto mediocre". No estamos ni estaremos nunca para esa.

La cosa es de que lado de la vereda te parás para sumarte o no al discurso dominante que busca estigmatizar desde lo "ético" la lucha. 

A encuarentenar la moralina hegemónica donde les entre. 

Y aunque lo quieran demonizar... 

VIVA EL 1° DE MAYO!!!

Abajo el discurso oportunista y regresivo, restaurador y neoliberal de la derecha.

No más despidos.

Renta básica garantizada.

Control de precios.

Abajo la ley de urgencia!!!

LO URGENTE ES LA SOLIDARIDAD

Viva la clase obrera organizada!!!

Compartir

Comentarios