filename

Hace mucho tiempo se dijo: Cabildo Abierto es el partido de los militares.

Rápidamente, sus máximos representantes, entre ellos el propio ex comandante en Jefe de las FFAA y actual senador Guido Manini Rios, salieron a desmentirlo.

Eran, a pesar de las swásticas que alguna vez los acompañaron, un partido que se dice artiguista.

Ya no es algo que importe mucho, al menos desde el pasado 14 de abril, las cosas fueron un poco más claras.

Ese día y haciendo uso de la media hora previa, el novel senador Manini Rios, refrendó su pensamiento respecto a los crímenes de la dictadura y llamó, indirectamente, a repudiar los actos de justicia que significa, condenar a aquellos que, durante tanto tiempo, estuvieron custodiados por los mantos cómplices de una impunidad siempre a resguardo de los gobiernos anteriores al Frente Amplio.

Las palabras del ex comandante en Jefe fueron, además de una afrenta histórica a los miles de uruguayos detenidos, torturados y desaparecidos, una clara violación de los reglamentos parlamentarios.

Pero, para el hoy senador, los únicos reglamentos que importan son los militares.

Por ello, ante el llamado que le realizara la presidenta de la Asamblea y vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, su respuesta fue ignorarla, continuando así el “mensaje” que implicaban sus palabras.

¿Se puede seguir negando que Cabildo Abierto es un partido militar?

Esta semana en su número 2068, el semanario Búsqueda (23 AL 29 DE ABRIL DE 2020) publicó un extenso trabajo del periodista Juan Pablo Mosteiro.

En el mismo, aparecen dos aristas de un mismo tema: el compromiso de Cabildo Abierto con los militares.

Un compromiso que, el periodista, desnuda en dos planos: el de las “coincidencias” entre el Círculo Militar y Cabildo Abierto, así como el modo en los militantes de dicho partido han siendo incorporados, coalición mediante, a altos cargos en la función pública.

“El coronel retirado Carlos Silva Valiente sonrió satisfecho cuando terminó de escuchar al senador Guido Manini Ríos en la “media hora previa” de la sesión del martes 14 en el Parlamento. En su intervención, “palabras más, palabras menos”, el líder de Cabildo Abierto (CA) transmitió el mismo mensaje que había divulgado horas antes el Centro Militar —presidido por Silva— en un comunicado emitido por “el día de los caídos en defensa de las instituciones”, que, a diferencia de la alocución del legislador de CA, pasó sin hacer ruido. El tema planteado por Manini Ríos es recurrente en su discurso: la defensa de militares procesados por violaciones a derechos humanos durante la dictadura (1976-1985), que, a su juicio, son víctimas de fallos “injustos”. Pero el senador sabía que con sus dichos iba a levantar revuelo político. Y así fue”, relata Mosteiro en la nota de Búsqueda.

Y agrega: “Manini dijo casi lo mismo que nosotros —sin haber coordinado nada— y que (José) Mujica hace 10 años: que en varios de los procesamientos hay más venganza que intentos de justicia”, dijo a Búsqueda el titular del Centro Militar. Como candidato a la presidencia por el Frente Amplio, Mujica dijo en 2009 que “la Justicia tiene un hedor a venganza de la puta madre que lo parió”. Y ya presidente, completó: “Yo no quiero tener viejos presos. Viejos de 75, 80 años... Pero no solo los militares, ningún preso a esa edad”.

Silva destacó que las expresiones de Manini Ríos y del Centro Militar sean una “feliz coincidencia”, que demuestra que “toda la familia militar está en la misma”.

“Que salga a decir lo mismo Cabildo, el Centro Militar y el Círculo Militar significa que nuestro sentir es idéntico... Cabildo representa a la familia militar… Somos todo lo mismo”, afirmó Silva”.

Solo faltaba la torta, las velas y el feliz cumpleaños, perdón, “la marchita militar”.

¿Se seguirá insistiendo en esta negación de compromiso político de Cabildo Abierto con los militares cobijados en el Centro Militar, con la misma fuerza con que todos ellos y ahora sí, al unísono, niegan las atrocidades de estos asesinos trasmutados en “pobres ancianitos”?

El otro plano desarrollado por Mosteira, en el artículo de marras, es el de la avanzada relevante de militares en cargos gubernamentales.

“Después de un general jefe de Estado —el colorado Óscar Gestido, en 1967— y tres candidatos a la presidencia —Liber Seregni, Óscar Aguerrondo y Juan Pedro Ribas, en 1971—, la presencia de los militares en la política, descontando la dictadura, ha sido escasa en las últimas décadas. Hugo Medina fue el último militar que ocupó un alto cargo en los gobiernos democráticos como ministro de Defensa (1987-1990). Pero con la creación de Cabildo Abierto, hace un año, el panorama cambió” recuerda el periodista de Búsqueda.

Mosteira realiza, en su artículo, un amplio repaso de los ministerios donde Cabildo Abierto, coalición mediante, ha ido colocando a militares, un gesto a todas luces con una lectura política ineludible.

Ministerio de Salud Pública y sus derivados, Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (donde la titular es la esposa de Manini Rios y dirigente de primera línea de Cabildo Abierto), la Agencia nacional de Correos y en Defensa, uno de los ministerios que durante muchísimos años constituyó el monopolio por excelencia de los militares y que, a lo largo de los últimos 15 años, los gobiernos del Frente Amplio intentaron avanzar hacia lo que puede definirse como su “máxima civilización”, entendido ello como la apertura del cerrado mundo de una defensa considerada solo como defensa militar.

La descripción de quienes son los que ocupan estos cargos se ha ido ampliando, este sábado la agencia Uypress, ha relevado y publicado, parte importante de las trayectorias de aquellos militares que hoy están en cargos de alta responsabilidad en entidades públicas.

Las relaciones entre los cargos que ocupan y las aptitudes profesionales para los mismos, son de dudosa correspondencia.

En este sentido, no hay que olvidar, como nos recuerda el colega de Búsqueda, lo que expresara Manini en los momentos previos de su salto a la política: “el militar tiene una formación diferente que la del político, toda una vida ejecutando y hablando poco es la característica más del militar. A veces, para dedicarse a la política como que hay que vencer determinadas barreras, determinados usos y costumbres. Es un tema para pensarlo”.

Todo parece indicar, que el ex comandante ha olvidado esto, o que simplemente, aquello no era más que uno de los tantos camuflajes que alguna vez usó, en sus tiempos de soldado.

Aquella preocupación que en su momento “enfrentó” por ejemplo, al hoy Canciller y al actual ministro de Trabajo, no han desaparecido, en tal sentido Búsqueda señala: “Legisladores del gobierno observan con “preocupación y atención” estas designaciones y el relacionamiento en general con CA, por su “estilo de conducción”, dijeron a Búsqueda fuentes del Partido Nacional. Es un grupo “cerrado” y “desconfiado”, propenso a las “teorías conspirativas”.

Esta semana que concluye, parte relevante de las tensiones políticas en el área de salud los tuvieron como protagonistas y como para cerrar con “la frutilla de la torta”, ahora Cabildo Abierto propuso que los militares retirados también puedan portar armas de fuego, algo que, inicialmente, el proyecto de Ley de Urgente Consideración, recién ingresado al Parlamento, solo lo contemplaba para los policías retirados.

No hay dudas, en el Círculo Militar debe haberse decretado el “estado de celebración festiva” permanente y su presidente debe estar en posición de “firmes”, blandiendo palmas.

Autor: Rolando Arbesún

Compartir

Comentarios