filename

Junto con el derrumbe del socialismo en Europa a fines de los años 80 y principios de los 90, se producen una serie de cambios en China que hasta el día de hoy a desnorteado a muchos.

Pero hace 30 años que la influencia de China en el mundo aumenta y la mejora de los niveles de vida populares son unos de los cambios más importantes del siglo anterior y del  actual.

La revolución china coronó su triunfo el 1º de octubre de 1949. Pero fue sólo a partir del VII Congreso del PCCH en 1956 que se empezó hablar en China de una revolución socialista, para caracterizar el período iniciado en 1º de octubre de 1949. Fue a partir de aquí que se tomó conciencia de sus problemas.

En 1978  el 25 % vivía por debajo de la línea de pobreza. El per cápita de china era 76 veces menor que el de EE.UU, 81 veces que Alemania y 66 veces menor que Japón. Algo no funcionaba. Se hizo un profundo análisis y se tomaron medidas.

Una de ellas fue una reforma “al revés”. Las comunas  no habían dado resultado.

En 1977 se hizo un ensayo en las provincias de Anhuí y Sichuan con una nueva modalidad de producción con un sistema privado en la agricultura que trajo un aumento muy importante de la producción.

 Deng Xiaoping partía de la base que la práctica es el único criterio para descubrir la verdad.

El cuarto Plenario del Comité Central del PCCH impulso en nuevo sistema de producción agrícola.

Para aproximarnos al proceso chino hay que tener en cuenta que en las fuerzas motrices los campesinos eran inmensa mayoría. Y los campesinos de Europa son muy distintos a los chinos.

La cuestión agraria fue fundamental desde los inicios de la revolución; Mao la definió como anti-imperialista y anti-feudal que caminaba hacia el socialismo, como la primera fase de un largo camino rumbo al socialismo.

El campesinado chino y el vietnamita tienen características propias que tiene que ver con una herencia cultural, además de que las carencias históricamente obligaban a una vida aldeana o comunitaria.

Mientras en Europa la tierra era un bien comerciable, en China y Vietnam la tierra agrícola no es un bien comerciable. La revolución nacionalizó la tierra y no se levantó ningún campesino.

Los teóricos de la Segunda Internacional pensaban que la pequeña propiedad campesina no tenía futuro. La vida demostró por lo menos en China que estaban equivocados.

Mao durante la guerra civil de liberación fortaleció la relación del PCCH con los campesinos pobres y sin tierra -la inmensa mayoría-; mantuvo relaciones amistosas con los campesinos medios y aisló a los ricos. El éxito de esta política preparó el terreno para que la gran mayoría de los campesinos entendieran que la solución a sus problemas no pasaba por la propiedad privada de la tierra.

China no siguió una vía capitalista, porque el camino capitalista se basa en la transformación de la tierra en una mercancía.

Además hay una confusión. ¡No es lo mismo pequeña producción y pequeña propiedad! El uso de la tierra de las aldeas es muy variado.

La pequeña producción en países capitalistas como EE.UU o Japón ha venido retrocediendo ante el avance de la dominación de los monopolios especulativos.

En cambio, en China contemporánea la pequeña producción- no tiene por qué estar unida a la pequeña propiedad- mantiene un lugar importante en la producción nacional, no solo en la agricultura sino también en diversa actividades en las ciudades.

China experimentó de todo.

En los años 50 predominaba la pequeña producción familiar unida con formas simples de cooperación para el riego y uso en común de equipos. Esto se insertó en un economía estatal que monopolizaba la compra.

En la década del 70 se crean cooperativas de producción. No se pasa de la pequeña producción a las grandes explotaciones. Lo esencial de este camino era construir el socialismo en forma descentralizada en los municipios. Como una federación de comunas socialistas.

Hay una discusión sobre, si fracasaron las comunas. Porque aún hoy hay algunas experiencias positivas que siguieron en la línea de las comunas. La cosa no es blanco o negro y más en un país inmenso como China.

Con Deng Xiaoping hubo una vuelta a la producción familiar. Esa decisión se consolida en 1980. Se fueron disolviendo la mayoría de las comunas y fueron sustituidas por la pequeña producción familiar, que ha sido la forma dominante en las últimas cuatro décadas.

Se han ampliado los derechos de los usuarios de la tierra  bajo forma comunal o en unidades familiares. Los titulares la pueden alquilar, pero nunca vender, lo que permite a los pequeños productores emigrar a las ciudades, sobre todo los jóvenes que no quieren seguir apegados a la tierra. Hay propiedades más grandes que las propiedades familiares, pero nunca llegan a ser del tamaño de los latifundios, que no hay desde la revolución de 1949. En esas unidades más grandes se prueban nuevos métodos científicos.

Autor: Prof. Gonzalo Alsina

Compartir

Comentarios