filename

Reforma agraria y “capitalismo de estado”

Si el criterio de la verdad es la práctica. Veamos los resultados. La diversidad creativa de distintas formas de uso de la tierra en China, ha llevado a resultados increíbles.

En primer lugar, por la eficiencia económica, a pesar que la población urbana ha crecido del 20% al 50% del total. China ha logrado aumentar la producción agrícola para abastecer el ritmo de las gigantescas necesidades urbanas. Es algo que no tiene precedentes mundiales de ese nivel de crecimiento.

China ha fortalecido su soberanía alimentaria a pesar de su punto de partida. Su agricultura alimenta al 22% de la población mundial con solo el 6% de la tierra cultivable del mundo. Si eso no es eficiencia, ¿qué es?

En cuanto al nivel de vida en el campo, los pueblos chinos ya no tienen nada que ver con lo predominante en el resto del tercer mundo capitalista.

Las estructuras permanentes, la comodidad y el equipamiento, contrastan no solo con la China anterior a la Revolución donde el hambre y la pobreza extrema eran una constante; sino que nada tiene que ver con las formas de extrema pobreza que aún hoy dominan en el campo de la India  y África.

¿Qué hizo posible este cambio en China?

La tierra en común y el apoyo a la pequeña producción familiar sin pequeña propiedad. Han hecho posible una emigración rural, relativamente controladas hacia las ciudades, que han vivido una tremenda revolución industrial.

Si comparamos con Brasil vemos que, mientras en este país la propiedad privada de la tierra ha vaciado el campo- 11% de la población-, el 50% de la población urbana vive en favelas; en China la población urbana está adecuadamente empleada y alojada, incluso comparado con varios países desarrollados, ni hablemos de aquellos países que tienen el mismo per cápita que China.

La emigración de la población desde el campo chino a las ciudades mejoró las condiciones de la pequeña producción rural que pasó a tener más tierra para trabajar.

Otro elemento que suele analizarse mal, es el concepto de capitalismo de Estado.

Es como una muletilla que se usa para un cocido como para un descosido. Se hace un uso vago y superficial. Y todo resulta lo mismo.

Hay que ser más específico. Porque  no hay un solo tipo de capitalismo de Estado, sino varios y diferentes. El capitalismo de Estado en Francia entre 1958 y 1975 fue diseñado para fortalecer los monopolios privados franceses, no para introducir a Francia en el camino al socialismo.

En China el capitalismo de estado fue para lograr los siguientes objetivos:

-Construir un sistema industrial integrado y soberano.

-Gestionar la relación de este sistema con la pequeña producción rural.

-Controlar la integración de China en el sistema mundial, dominado por los monopolios de EE.UU, Europa y Japón.

Esto era inevitable. Pero permite avanzar en el largo camino hacia el socialismo. Pero se corre el riesgo de ir hacia un capitalismo desarrollado. Este conflicto sigue presente. A mi parece que con Xi Jinping va en dirección de la primera opción.

El capitalismo de estado chino necesitó entre los años 1954-1980 de nacionalizaciones de todas las empresas, incluidas las tierras agrícolas, de las grandes y pequeñas.

Luego vino la apertura a la iniciativa privada tanto nacional como extranjera y la liberalización de la pequeña producción rural y urbana.

Sin embargo, las grandes industrias básicas y el sistema de crédito que viene del período de Mao no se desnacionalizaron, aunque funcionan en el contexto de un mercado socialista distinto. A esto se agregó medios de control de la iniciativa privada y del potencial de asociación con capitales extranjeros.

Más allá de la discusión teórica. Hay algo indiscutible: lo que el capitalismo de estado chino logró entre 1950 y 2020 es increíble. Se construyó en poco tiempo un sistema de producción moderno y soberano e integrado en un país gigantesco.

Dejó atrás la dependencia tecnológica inicial. Entre otros instrumentos le dieron el “dulce” a las multinacionales del enorme mercado a cambio de la tecnología. Primero copiaron y ahora están liderando la revolución 5.0.

La planificación ha seguido siendo el instrumento fundamental para la construcción de este sistema. Claro, otro tipo de planificación.

Autor: Prof. Gonzalo Alsina

Compartir

Comentarios