filename

La Plaza Independencia de Montevideo fue escenario de una intervención organizada por la Colectividad Armenia de Uruguay (CADU) en apoyo a la población de Nagorno Karabaj en la tarde del miércoles 7 de octubre. Unas 700 personas se concentraron con carteles y banderas frente a la sede del Poder Ejecutivo para manifestar su repudio a los ataques de Azerbaiyán y Turquía y exigir un cese de fuego inmediato. Debido a la pandemia, fue obligatorio el uso de tapabocas y el respeto de la distancia física.

“Respeto al derecho de autodeterminación de los pueblos”, “Artsaj libre e independiente hoy, mañana y siempre”, “Turquía quiere continuar el Genocidio Armenio” o “exigimos el reconocimiento de la República de Artsaj”, fueron algunas de las consignas que se leyeron en las pancartas, entre la multitud de banderas de Armenia, Nagorno Karabaj y Uruguay que flameaban. Algunas personalidades políticas uruguayas estuvieron presentes en la manifestación, como fue el caso de la senadora Liliam Kechichian, el diputado Pedro Jisdonian o el integrante de la Comisión de Relaciones Internacionales del Frente Amplio, Sebastián Hagobian López. 

“Azerbaiyán, utilizando su tradicional política de inversión de la carga de la prueba, atribuye -sin fundamentos ni pruebas- la agresión a la parte armenia, tal como lo había hecho en su último ataque contra la República de Armenia el pasado 12 de julio”, denunció Mikael Demirdjian, quien leyó la proclama en nombre de CADU. “Hoy como entonces, Turquía en forma inmediata brindó su apoyo a Azerbaiyán, y medios oficiales turcos informaron directamente desde la línea de contacto apenas iniciados los ataques”, agregó, que “han sido preparados durante años ante la indiferencia de la comunidad internacional”.

El representante comunitario dijo que “es impensable no relacionar esta escalada con la política expansionista de Turquía, su retórica agresiva, racista (dentro y fuera de sus fronteras), anti armenia (nuevamente dentro y fuera de sus fronteras) y sus planes de desestabilización de la región, tal como lo viene haciendo en el norte de Siria, Irak, Libia y, en el Mediterráneo oriental, contra Grecia y Chipre”. “La acción conjunta de Turquía y Azerbaiyán contra Armenia y Artsaj amenaza la seguridad y la estabilidad regional e internacional, y demuestran que el proyecto de eliminar al pueblo armenio de sus territorios ancestrales continúa vigente en la agenda de los presidentes Ilham Aliyev y Recep Tayyip Erdogan”, advirtió Demirdjian.

La comunidad armenia uruguaya aprovechó para agradecer a la Cancillería y al Senado del país por mostrar “una vez más” su “solidaridad con el pueblo armenio”, “pese a las enormes presiones del lobby turco-azerí”. Demirdjian recordó que Uruguay fue el primer país del mundo en reconocer el Genocidio Armenio, en 1965, realizando así “un aporte incomensurable para rescatar del mar de olvido y del negacionismo al padecimiento de los armenios de 1915”. “Así como en ese momento nuestro país comprendió la importancia de no seguir perpetrando la impunidad, en este momento es necesario alzar la voz con claridad y sin vacilaciones pues estamos en la antesala de un nuevo genocidio. Ser neutrales hoy es ser cómplices”, señaló.

“Los ciudadanos uruguayos de origen armenio, los ciudadanos armenios residentes en nuestro país, los ciudadanos uruguayos integrantes de nuestra colectividad, reafirmamos el derecho del pueblo de la República de Artsaj- Nagorno Karabaj a vivir en paz en su tierra y en paz con sus vecinos. Su derecho inalienable a la autodeterminación y a ser reconocido como Estado por la comunidad internacional. Su derecho irrenunciable a la vida y a la paz”, resumió, y remató: “En esta guerra impuesta nos defendemos, en esta guerra totalmente desigual resistimos, en esta guerra por la vida: venceremos”.

 

Fuente: causaarmenia.org

Compartir

Comentarios