filename

Escribe: Paola Medina, Comisión de Auxiliares, Secretaria de Organización de AFUPRIM

Una realidad bastante oculta dentro de la educación y las escuelas públicas es la situación de las auxiliares de servicio. Siempre lo ha sido, y también lo es en este contexto particular, donde la limpieza y desinfección preocupan tanto a la ciudadanía.

La problemática da las auxiliares de servicio tampoco rompe el cerco mediático, y los problemas laborales que nos ocurren están ocultos bajo un velo. Lo que sí se escucha todos los días en los medios hegemónicos es el discurso cargado de soberbia de las autoridades de la educación, quienes dicen y repiten que se garantiza la llegada de insumos de limpieza, que hay materiales suficientes, que se van a contratar más funcionarias… pero la realidad de las escuelas cuenta otra cosa.

Es preciso decir con claridad que en nuestro país faltan auxiliares de servicio, y producto de ello los centros escolares atravesaron (hasta la suspensión de las clases) y atravesarán (cuando se retomen) dificultades para garantizar la debida higiene, imprescindible en el contexto de la pandemia.

Hay situaciones que la ciudadanía no conoce y nos proponemos hacer públicas. La mayoría de las y los auxiliares de servicio tenemos contrato con una carga horaria semanal de 30 horas, es decir que vamos 6 horas por día a la escuela. Sin embargo muchísimas compañeras van antes o se quedan después de hora para cumplir con sus tareas. Es de rigor mencionar que no contamos con horas extras pagas, lo que significa que muchísimas veces trabajamos a cambio de nada.

Además las auxiliares no contamos con sistema suplencias, lo que supone que si nos enfermamos o los médicos indican nuestra validación (por tener enfermedades prevalentes) queda el espacio sin cubrir, con todas las repercusiones que genera en el funcionamiento de una escuela. Otra de las situaciones que se genera como consecuencia de la inexistencia de un sistema de suplencias es que las compañeras asisten a trabajar enfermas.

Importa tener presente que el esfuerzo que implican las tareas (levantar ollas hasta de 80kg de peso, mover decenas de sillas y mesas cada día, cargar y descargar productos de limpieza que vienen en bidones, etc.) deteriora la salud de las trabajadoras y genera muchas lesiones: problemas circulatorios, tendinitis, diversos problemas de columna, enfermedades articulares (artritis y artrosis), entre otras.

Además la inmensa mayoría de las auxiliares realizamos múltiples funciones dentro de las escuelas. Esa multifunción hace que nuestro trabajo no sólo sea abocado a la limpieza, sino que también muchas veces cocinemos, preparemos meriendas, cambiemos pañales, carguemos y descarguemos...

Esta realidad está íntimamente relacionada con el faltante de personal, lo cual hace que sea muy complejo cumplir con las exigencias que implican los protocolos de higiene y salud. Porque si la tarea demanda dos auxiliares y hay una es evidente que no se va a poder cumplir de la misma forma y en el mismo tiempo. Esto sin considerar la sobrecarga física, que genera las diferentes enfermedades que hemos mencionado antes.

No puede quedar por fuera del análisis un factor muy importante, la faltante de insumos, los productos de limpieza que no llegan en tiempo y en cantidad necesaria. Muchas veces trabajamos con implementos y productos que llevamos de nuestra propia casa. Las trabajadoras organizadas seguimos reclamando que se garanticen los insumos imprescindibles, tales como: alcohol gel, guantes, mascarillas e hipoclorito de sodio.

Por último, importa destacar que las auxiliares de servicio, ingresamos al organismo en el escalafón “F” grado 1 y en este mismo escalafón y grado nos jubilamos, además de no contar ningún tipo de carrera funcional que permita ascensos y mejoras salariales.

En este contexto desde AFUPRIM (Asociación de Funcionarios de Primaria) venimos desarrollando una campaña en las redes sociales con testimonios que denuncian las diferentes situaciones de esfuerzos físicos excesivos y sobrecarga, múltiples funciones y tareas, horas de trabajo que no son remuneradas y más. Creamos Auxiliar noticias, un espacio que cuenta diferentes realidades que sufren las auxiliares de servicio y no aparecen en los grandes medios de comunicación.

Todo este contexto lleva a que se resienta nuestra tarea y se dificulte garantizar las condiciones necesarias para que se desarrollen los procesos enseñanza que implican la base del derecho a la educación de niñas, niños y jóvenes que asisten a las escuelas públicas de nuestro país. Aspecto con el que estamos completamente comprometidas.

Sostenemos que UNA ESCUELA ES SEGURA SI ESTÁ LIMPIA, para eso se deben garantizar las condiciones de trabajo, distribuyendo en tiempo y forma los implementos necesarios de seguridad e higiene. Y decimos también que la única forma de resolver la emergencia en la que se encuentran LAS ESCUELAS POR FALTA DE AUXILIARES es contratar la cantidad de funcionarias necesarias para las diferentes tareas.

Compartir

Comentarios