filename

El presidente Joe Biden había anunciado solemnemente que Estados Unidos va a retirarse ‎de Afganistán. Pero el general Kenneth McKenzie, jefe del Mando de Estados Unidos en el ‎Medio Oriente (CentCom); el general Mark Milley, jefe del estado mayor conjunto ‎estadounidense; y el general [estadounidense] Austin Miller, jefe de las fuerzas de la OTAN ‎en Afganistán, se habían pronunciado los tres a favor de mantener las tropas en ese país –‎no está de más recordar que el Ejército de Estados Unidos tiene el monopolio de la exportación ‎de drogas desde Afganistán. ‎

En definitiva, los militares estadounidenses están agrandando al menos 2 de las bases militares ‎que hoy ocupan en Afganistán ya que esas instalaciones pasarán a manos de los llamados ‎‎«contratistas de seguridad» –denominación elegante de los elementos que antes ‎se designaban simplemente como mercenarios. ‎

Muchos de esos «contratistas» ya están en Afganistán y el hecho es que los 2 500 militares ‎estadounidenses cuya retirada anunció el presidente Biden serán reemplazados por unos ‎‎20 000 mercenarios, también estadounidenses. ‎

Además, todo indica que los soldados estadounidenses evacuados de Afganistán van a ser ‎redesplegados en suelo sirio, donde Estados Unidos mantiene ilegalmente fuerzas militares ‎en contra de la voluntad del gobierno de la República Árabe Siria. De hecho, los mercenarios ‎kurdos del Pentágono en Siria –las llamadas “Fuerzas Democráticas Siria” (FDS)– están ‎agrandando una pista de aterrizaje para facilitar la llegada de más soldados estadounidenses. ‎

La presencia militar de Estados Unidos en Afganistán contó con la aprobación del gobierno títere ‎instalado en ese país a raíz de la invasión estadounidense. Pero en Siria la situación es mucho ‎más clara: se trata de una evidente ocupación militar estadounidense, totalmente ilegal a la luz ‎del derecho internacional. ‎

En resumen, la administración de Joe Biden está retomando la «guerra sin fin» iniciada por el presidente ‎republicano George Bush hijo y continuada por el presidente demócrata Barack Obama. ‎

Compartir

Comentarios