filename

Eduardo Platero era un dirigente de primera, talentoso, estudioso, conocedor, y de muy buena pluma.

Fue dirigente durante décadas de ADEOM, fundador de la CNT y del Frente Amplio. Estuvo preso varios años en el Penal de Libertad, pero aparte de una historia riquísima, era un muy buen tipo.

Junto con muchos compañeros fundaron la generación de fundadores y militantes de la CNT, que además de ser una usina de ideas, se encargó de que en el nomenclator departamental y nacional plazas, calles y oficinas llevaran los nombres de nuestros fundadores.

Dedican cada semana un rato para intercambiar, para darnos un consejo, un abrazo, un aliento a quienes estamos desarrollando la actividad sindical en otro momento histórico.

Hace muy poco tiempo, conversamos un largo rato, me hizo saber que su tiempo vital estaba llegando a su fin, pero que mientras estuviera pudiéramos contar con él, y terminó con algo así como “vos sos el Presidente y yo te apoyo en lo que sea”, y yo que siempre lo sentí como un jefe de todos nosotros, consideré que estaba subvirtiendo el orden.

Se va una de las glorias del Movimiento Sindical de todos los tiempos.

Hace poco tiempo, poco antes de la muerte de Tabaré, le hicieron una pregunta ¿de quién había aprendido? Y Tabaré contestó rápidamente de Platero.

Y yo diría con certeza, de Platero aprendimos casi todos los que pertenecemos a este hemisferio de la sensibilidad.

No puedo negar que hoy es un día de enorme tristeza. Es que lo quiero mucho.

Autor: Fernando Pereira

Compartir

Comentarios