filename

Ya sabíamos, por experiencia de barriada, puerta a puerta, delivery, feria… que los más jóvenes firmaban más, así que, en esa feria, donde las brigadas del sindicato nos dividimos en parejas a encarar al aluvión de concurrentes, para optimizar el tiempo, con mi pareja decidimos ir directamente al perfil que ya sabíamos de mayor apoyo. Pensé: “esto mismo, pero al revés, es lo que hace Zuasnábar cuando hace las encuestas”.

Ha de ser por eso que en los recientes diez años, salvo Factum y Radar, las encuestadoras de la TV abierta resultan dos por tres erradas por fuera del margen de error admisible. Debería haber descenso y Equipos y Cifra estarían en una liga amateur y, sin embargo, paradójicamente, le erran de profesionales que son.

A esta hora ya cerramos la sala de cómputos del PIT-CNT con más de 795.000 firmas, seguramente superamos las 800.000 firmas que estamos llevando a la corte y andamos de fiesta, de abrazos y de resumen.

La LUC es tan dañina por igual a todos los sectores populares, que le imposibilitó a sus engendradores fragmentarnos las luchas.

Todos a una, ¡Fuenteovejuna, señor!, feministas, FUCVAM, FEUU, el PIT-CNT, todos los sectores de la educación, de la salud, de las empresas públicas, de la seguridad (hubo policías que firmaron de uniforme), ambientalistas, diversidad, de las PYMES, jubilados, pensionistas, inquilinos, empobrecidos y desempleados por la mano del gobierno cerrada para el pueblo, abierta sólo para “el malla oro”.

Va a haber referéndum y esto cambia todo. El gobierno va a tener que contener sus recortes en todos los ámbitos de la economía popular. Para la lucha del pueblo era firmar o no ser. Ahora somos, vamos y podemos… El Frente siguió a la clase trabajadora desde la titánica imponencia de los comités de base y la dirigencia del FA tiene que ponerse a la altura de sus comités, que entiende sin confusiones cuánto afecta esto a “la vida cotidiana de la gente”, pero esta pueblada va más allá de los frenteamplistas.

Cuando Andrade dijo en julio de plebiscitar, Gandini ironizó “a los comunistas les encanta juntar firmas”, seguro de que en pandemia, sin acceso a los medios masivos, con el gobierno blindado fuera de las redes, era imposible alcanzar las 670.000 necesarias para interponer el recurso de referéndum. No imaginó que también firmarían nacionalistas militantes del Partido Nacional y militantes del Partido Colorado y llamarían a firmar, porque de lo que se trata es de informarse para debatir y que decida el pueblo defendiendo sus intereses.

Y no conoce a los movimientos sociales y al Frente Amplio.

Fernando Pereira lo expresó paso a paso con meridiana precisión. “Gracias también a los que no firmaron, pero recibieron con respeto” esta hazaña de la militancia, de la participación, de la democracia directa, verdadera, floreciente y enraizada en el bloque histórico del Uruguay profundo. ¡Uruguay nomás!

Y ahora ¡el SÍ que NO ni NO!

Autor: Joselo Olascuaga

Compartir

Comentarios