filename

Una vez más las Escuelas solas y haciendo malabares. Intentando por todos los medios dar respuesta a situaciones que las autoridades educativas no saben, no pueden y/o no quieren resolver.

En el artículo anterior hablábamos de los reactivos de química, hoy dejamos a las y los lectores el desafío de interpretar y descubrir qué elemento es el que reacciona a partir de hechos muy desprolijos.

Desde que comenzó la pandemia, y adelantándonos a las consecuencias que ésta traería a las infancias, se propuso desde el sindicato y la representación de las y los trabajadores en el CEIP (espacio que volaron de un plumazo con la LUC) reforzar y adelantar en el tiempo, aquellos programas que tienen como fin apoyar a niñas y niños en sus aprendizajes y trayectorias. Muy por el contrario, estos programas como el PMC, (Programa de Maestros Comunitarios) se recortaron en el presupuesto, así como en la rendición de cuentas.

Pero esto no es todo, la aplicación de la LUC, trae como consecuencias una pésima gestión, esto fue denunciado también desde que conocimos su articulado.

En materia de educación, argumentaban que disolver los Consejos y centralizar las decisiones en CODICEN de la ANEP, traería mayor agilidad para resolver y gestionar.

Dejo a su criterio, poder analizar los hechos que, en el día de ayer, 24 de setiembre sucedieron.

Como mencionábamos al principio, las escuelas, están necesitando desde marzo, otros docentes para atender las necesidades específicas de aquellas alumnas y alumnos a los que la pandemia impactó con mayores consecuencias en sus aprendizajes.

Recién en octubre, a tres meses de culminar las clases, esto se resuelve. ¿Dónde está la agilidad que proclamaban? 

Pero para nuestro asombro en la mañana del viernes  24 de setiembre nos avisan que enviemos la nómina de maestras que se postulan para el cargo de tutoras (en nuestro caso 2 maestras). En las primeras horas de la tarde, avisan a todas las escuelas del país que se reduce a menos de la mitad la cantidad de maestras para las tutorías. Ninguna de las autoridades se hace responsable en explicar a las compañeras que ya no tendrán ese trabajo y hacen que las Directoras bajen de las listas a las maestras con un criterio que no existe. Nos dejan solas en tomas de decisiones totalmente injustas y sin mediar ni una sola explicación.

De este hecho, podemos sacar varias conclusiones, pero pretendemos centrar en uno. Cómo las leyes y la política educativa afectan nuestra vida cotidiana. Muchas compañeras, fueron a sus casas creyendo tener un trabajo y pensar como desarrollarlo. Y las escuelas pensaron que niñas y niños en estos tres meses podrían lograr cambiar algunos aspectos de su trayectoria y mejorar los aprendizajes. Pero en un rato, y sin justificación alguna, esto se pinchó.

Pero ¿qué sucedió? Claramente una cadena de errores de las autoridades de Primaria que no pudieron ejecutar en forma prolija un presupuesto y un planeamiento del recurso. Resoluciones que salen a destiempo y con errores, ajustes de cuentas que perjudican a quienes estamos en el verdadero acto educativo, en la Escuela. 

En este caso no podemos ni siquiera hablar de un problema presupuestal, es que se trata, ni más ni menos, del desconocimiento del sistema. La centralización del poder en una sola persona y en un organismo como el CODICEN, que está muy alejado de la realidad y la sensibilidad de las comunidades educativas, está muy lejos de ser una solución, fue lo que avisamos en febrero del año pasado. 

Muy mal pronóstico si continúan estas formas de hacer política educativa.

Por eso y varias razones más, que afectan la vida cotidiana de nuestras infancias y nuestro trabajo…

VOTO POR SI PARA DEROGAR LOS 135 ARTÍCULOS DE LA LUC. 

Mtra. Gabriela Verde 

Autora: Gabriela Verde

Compartir

Comentarios