filename

Escribe: Mauro Rivero, Secretario General del SUNTMA

En los primeros días de octubre arribó al puerto de Baltimore en los Estados Unidos un buque que ahora se encuentra detenido por las autoridades debido a incumplimientos con las normativas medioambientales de ese país. El buque cuenta con 11 tripulantes uruguayos, 4 venezolanos y 1 nigeriano. Se trata del Indigo I de bandera panameña. 

Este buque es de la empresa Independencia Shipping Lines, una empresa de capitales nacionales pero la misma cuenta con 5 buques con bandera paraguaya y el buque Indigo con pabellón panameño. A excepción del Indigo estos buques operan en la hidrovia y el Puerto de Montevideo en el transporte de contenedores y vehículos.

El buque zarpó el 19 de agosto y tenía prefijado establecer 28 días de navegación hasta Baltimore pero el mismo demoró 40 días. 

La nave se encuentra detenida por autoridades federales debido que desde la misma se vertió aceite derivado de petroleo en aguas norteamericanas. Tripulantes de la embarcación nos dicen que este hecho es un delito federal por el que pueden ir a prisión el capitán y/o el jefe de máquinas. 

Las demoras del viaje y la detención que no permite bajar a tierra a los tripulantes causaron que la estadía de los mismos se extendiera y soliciten ayuda a familiares y a los medios de comunicación por falta de alimentos. 

Al 1ro de noviembre quedaba arroz y algo de fideos y no tenían noticias de que la empresa haya enviado provisiones.

Esta empresa es conocida en el ambiente marítimo nacional debido a su asidua presencia en el Puerto de Montevideo y porque está marcada por tragedias recientes con trabajadores portuarios uruguayos. 

En el año 2015 falleció un trabajador que operaba en los buques del empresario Gabriel Kaklouk y otro con heridas de gravedad, en el año 2019 un accidente laboral termina con un final trágico por la muerte de otro trabajador portuario.

Decíamos anteriormente que la empresa es de capitales nacionales pero invierte en una flota de pabellón paraguayo aprovechándose del llamado dumping social compitiendo de forma desleal y utilizando las ventajas fiscales que tiene el Paraguay y la falta de derechos y garantías laborales de sus trabajadores. 

El Índigo estuvo fondeado desde 2018 en aguas uruguayas, el mismo llegó al Uruguay para operar en Juan Lacaze y también lo iba a hacer con bandera paraguaya. Las autoridades en esa época habían autorizado que operara desde Colonia y después desde Juan Lacaze pero el empresario al no tener otras concesiones como la no utilización de prácticos para su llegada a puerto decidió no operar en esta línea que transportaría camiones cruzando el Río de la Plata.

No sólo invierten empresarios uruguayos en el campo paraguayo debido a sus ventajas, también lo hacen en la flota fluvial paraguaya que debido a estas grandes ventajas es la 3ra flota fluvial más grande del mundo después de la de EEUU y China.

Compartir

Comentarios