filename

“El Desarrollo es un conjunto de políticas centradas en la persona, no en los bienes. Se trata de desarrollar las capacidades de la gente para que pueda realizar lo que considere valioso para sí. Bajar la brecha de productividad con los países líderes, generando empleo decente y de calidad.” (1)

A esta definición tan general, la podemos desagregar en muchísimas variables que, con distintas fuerzas, definen nuestras vidas, pasadas, actuales y condicionan el futuro.

Hoy en día y luego de mucho trabajo, se va imponiendo la idea de que el Desarrollo es equivalente a desarrollo económico. Nuestro concepto incluye obviamente a lo económico, es una de las variables fuertes, pero no es el único indicador.

Como bien dice Danilo Dárdano Coordinador del Departamento de Desarrollo Productivo del PIT CNT, en una publicación reciente: “Además no solo se trata de mejorar el aparato productivo per se, sino que también logremos a través de ese desarrollo mejores condiciones de trabajo, vivienda, educación, inclusión, un Desarrollo Productivo con Justicia Social. Es fundamental colocar al ser humano como destinatario fundamental del proceso productivo. Como esta tarea debe ser colectiva, amplia y representativa de actores que posean una mirada nacional y local de nuestro territorio, por ello es importante con quién y cómo concretamos ese objetivo.” (2)

Recientemente, en un Seminario Internacional, el IV SICED organizado en Brazil, Marcelo Abdala, Secretario General del PIT CNT decía en una Mesa sobre Industrialización, Desindustrialización e Innovación, lo siguiente:

“-Se trata del tema del Poder para lograr mayores grados de libertad

-En América Latina hubo un exceso de desindustrialización.

-Y este exceso juega en contra de una estrategia integral de desarrollo, donde en el centro esté la libertad, la superación de la desigualdad y del ser humano.

-No existe desarrollo sin una estrategia industrializadora.

-Este es un dilema técnico, pero fundamentalmente es un dilema político y social.

-Por lo tanto hay que pensar en cuáles son las fuerzas motrices en lo político y también en lo social que permitan una transformación, para superar la dependencia e industrializar el continente.

-Este debe de ser además sustentable y amigable con el medio ambiente.

-Esto sería crear la base material de un verdadero desarrollo para los pueblos del continente.

-Nuestras matrices productivas son muy intensas en comodities, en recursos naturales, 

-Esto hace una inserción internacional de esta canasta exportadora de recursos naturales, que la hace dependiente de los centros capitalistas mundiales.

-La transferencia de recursos de nuestras economías a los centros económicos, por tanto transferencia de riqueza y plusvalor, también pasa por sectores de poder local que se benefician con ese régimen.

-Por lo tanto, el Cambio de la Matriz productiva, debería ser parte de un programa transformador en donde coincidan la Academia, los sectores productivos, los sectores de la pequeña producción agropecuaria, industrial y comercial, que tienen sus intereses asociados a la demanda interna de nuestros mercados. Así también otros sectores económicos que, con cabeza en el desarrollo nacional estén pensando en este quiebre de la economía internacional con actitud superadora de la dependencia.

-Hoy la competencia internacional entre Estados Unidos y China explica muchas de estas cosas.

-Es necesario vincular una crítica de la actual Matriz productiva dependiente, una estrategia de industrialización para el desarrollo, con la cuestión del poder.

-También debemos reflexionar, que si bien esta matriz se consolidó en épocas de neoliberalismo y concenso de de Wáshington, también es cierto que los “Progresismos” que mejoraron los indicadores sociales notoriamente, mantuvieron esa matriz, más la inversión extranjera directa vinculada a la extracción de materias primas y por tanto de la dependencia.

-Debemos fijar los rumbos de una verdadera integración continental en cuestiones concretas, como la integración en ferrocarriles, puertos, comunicaciones, deben de convertirse en políticas comunes.

-Es necesario una integración productiva. El Mercosur comenzó con una integración comercial.

-Deberá atender las diferentes asimetrías en el continente.

-Es necesario discutir una agenda de integración productiva intra industrial

-Es absolutamente clave fortalecer al Estado, sus empresas públicas, el sistema de compras públicas para el desarrollo.

-Fortalecer una demanda y un mercado interno es imprescindible para poder desarrollar un entramado de industrialización local.” (3) 

Más adelante, el ex Ministro de Industrias, Roberto Kreimerman, en el mismo Seminario complementaba: 

“-El problema en todas las épocas ha sido el mismo: la dependencia política, la dependencia tecnológica, la dependencia de los mercados exteriores.

-Lo que tienen de común estos últimos 20 a 30 años, es la poca dedicación a los avances de la Ciencia y la Tecnología.

-No hay posibilidades de desarrollo sin industrialización. 

-La clave está en el desarrollo de las capacidades tecnológicas y productivas.

-Saltar, como opinan algunos a los servicios, pero sin pasar por una reindustrialización, sería pasar a servicios pobres, de baja calidad.

-Las salidas se plantean por insentivar el desarrollo científico y tecnológico, por tener políticas industriales activas, la utilización de la herramienta de las compras públicas, el desarrollo de las capacidades humanas” (3)

Muchas claves como para encarar el tema del Desarrollo Productivo.

Hoy quien quiera buscar algún Plan de Desarrollo se encontrará con que no existe un Plan Nacional de Desarrollo Productivo que oficie que guía. Menos aún basados en los conceptos que se describen más arriba.

La buena noticia es que los trabajadores organizados están en la tarea de encontrar las bases sólidas donde construir ese futuro que todos soñamos.

Danilo Dárdano describe muy bien lo que hemos construido hasta el día de hoy. Fundamentalmente que no lo hicimos ni lo intentamos hacerlo en solitario. Nos acompañan en la misma línea muchos y diferentes colectivos, trabajadores diversos, cooperativistas, pequeños y medianos productores rurales, urbanos y comerciantes, académicos, trabajadores independientes, infinidad de organizaciones sociales que buscamos los mismos destinos, etc.

Sabemos muy bien por larga acumulación de experiencias, de las buenas y de las otras, que los cambios serán con muchos o no serán. O serán efímeros. Por eso es que hablamos mucho, con todos, hemos creado espacios comunes y que todos nos sintamos hermanados.

Si en algo ayuda el accionar de este gobierno, es en ver cómo funciona el sistema neoliberal, cómo genera concentración económica, destruyendo tejido social. El modelo está en crisis y la pandemia lo puso más en evidencia.

Parecería que todo es tan evidente, la crisis del empleo, del salario, de las micro y pequeñas empresas, de los Colonos, de los trabajadores informales, de los jubilados y de inmensos sectores de la sociedad, que los cambios deberían imponerse por si solos.

Esto no es así. Además de una situación económica y social concreta, de tener un Programa, de trabajar juntos vastos sectores sociales, si no existe la convicción, la claridad de ideas, la claridad política del camino de los cambios, éstos costarán o no se concretarán.

Para lograr un Desarrollo Productivo estructuralmente fuerte, sustentable, amigable con el ambiente pero fundamentalmente hecho a la dimensión humana de toda la gente, se necesita paciencia. Y mucho trabajo. Escucharnos, hablarnos, defender las ideas compartidas por el bien común.

Y hay que hacerlo con la mente bien abierta. 

En este campo de la subjetividad, hay muchas fuerzas en tensión. La combinación de Fake News con los medios de comunicación hegemónicos que ponen o sacan de las primeras planas lo que es funcional al poder.

Del otro lado, desde el campo popular, también hay medios de calidad y que tenemos que proyectar. TV Ciudad, M24, La Diaria, Brecha, Caras y Caretas, El Templo del futuro, Resistencia.org.uy y muchos otros.

Hoy, más que nunca, debemos insentivar el pensamiento crítico. Cuestionar la veracidad de cada información que se nos brinda.

Tenemos que saber que la cabeza muchas veces nos hace trampas. Una de ellas es que ante los estados de incertidumbre, nuestra mente necesita aferrarse a certezas. Para ello acepta o inventa cosas para darnos esas certezas.

En estos casos, nos vemos invadidos, sin ser concientes por un gran y poderoso sistema de CREENCIAS.

¿Qué son las Creencias?

“Todas las personas nos enfrentamos en la vida cotidiana a situaciones de incertidumbre, éstas se viven con un malestar que es necesario tolerar hasta que se encuentren elementos que confirmen alguna hipótesis que hemos pensado para explicar dicha situación. Este malestar es más intenso en las personas fanáticas de alguna teoría, cualquiera sea ella, por su tendencia a no tolerar la posibilidad de no saber o que la explicación verdadera sean ideas distintas a las suyas.

Entre 1895 y 1911, Feud utilizó el término “Creencia” como una parte del ámbito de pensar, siendo equivalente a juzgar al mundo externo, es decir, al juicio de realidad; planteó que el Yo puede recurrir a satisfacer el deseo a través de pensamientos, sin producir un delirio ni una obra de arte; y postuló que cada vez que la persona piensa, también “cree” y, probablemente, cree lo que desea. Este proceso estaría a cargo del Yo y en las neurosis habría creencias reprimidas. Por otra parte, Freud planteó que existe un tipo de pensamiento que no se acompaña del principio de realidad y lo definió como el “fantasear” (4)

Para liberar nuestra mente, para lograr un grado más de libertad, tenemos que hacer conciente que hay creencias que nos engañan en nuestro análisis de la sociedad.

“Como la certeza depende de los afectos y no de las razones, su intensidad no se corresponde con la verosimilitud de lo creído. Según sea la resistencia que oponga el sujeto a admitir su falta de razones para sustentar una idea, así será el grado de certeza o la intensidad de su convicción.” (5) 

Por ejemplo vamos a poner algunas:

“Siempre hubo pobres y siempre los habrá”. Falso. Ni siempre los hubo ni tiene porqué, en un futuro, con una mejor organización social, con un gran desarrollo del conocimiento, la ciencia y la tecnología, sin la obscena acumulación de riqueza en bien pocas manos, podrá la gente no vivir más en la pobreza.

“Un régimen militar trae disciplina, termina con la corrupción, ordena la sociedad.” Falso. Está más que demostrado que donde hubo regímenes dictatoriales, aumentó la corrupción, se violaron los derechos humanos, aumentó la pobreza, por nombrar alguna de las calamidades menores.

“Si se aumentan los salarios, se perderán puestos de trabajo” Falso. Recientemente, los ganadores del Premio Nóbel de Economía, demostraron esta falsedad que fue manejada por todos los empleadores a lo largo de la historia. ¡Y cuántas veces lo hemos escuchado en los Consejos de Salarios!

“Los inmigrantes vienen a quitarnos el trabajo” Falso. Los mismos investigadores ganadores del Nóbel demostraron esta falsedad por tanto tiempo creída y utilizada por quienes están en el poder.

“Este trabajo es sólo para hombres”. Falso. La mujer ha demostrado infinitas veces que eso es una creencia que no se ajusta a la realidad.

“Es normal y justo que los ricos tengan mucho dinero y que cada día tengan más”. Falso. ¡Cuántas veces cada día vemos que tantas riquezas fueron malhabidas! Recordar a los Peirano, a los narcosojeros y tantos otros...

“La redistribución de la riqueza es una gran injusticia social” Falso. Los trabajadores son los verdaderos creadores de la riqueza. ¿Porqué se les tiene que expropiar la inmensa riqueza que producen y hacerlos vivir en la miseria? 

“La educación terciaria debe de ser para quienes puedan pagarla”. Falso. En los últimos años ha quedado demostrado que cantidad de hijos de trabajadores han accedido a la enseñanza superior y hoy son parte de quienes nos han salvado de que la pandemia no fuese más mortal.

Así podríamos continuar una larga lista de Creencias que los sectores dominantes se encargan de alimentar cada día con fines de dominación.

Crean las novelas, donde Cenicienta termina siendo la Princesa. Donde el Señor es la persona importante en nuestras vidas y que gracias a él hoy podemos comer un plato de arroz.

Nos hacen creer en la inseguridad, en lo inútil que es luchar, en que el peligroso es otro pobre como nosotros, que la policía y el ejército siempre estarán para cuidarnos de enemigos que no son nuestros enemigos, que nuestro salario es excesivamente alto para ser empleados...

Y una creencia que encaran todos los libros de autoayuda: “No puedo”. 

¡Si, se puede!. 

¡No demos por verdad las cosas que no lo son.!

¡No toleremos las injusticias.! 

¡Hagamos el ejercicio de pensar el mundo en forma diferente.!

La guía debe estar en pensar ¿qué necesita la gente? ¿qué precisamos para ser felices? ¿Quiénes tienen la misma necesidad que yo? ¿Quiénes y porqué se oponen a toda esa pública felicidad? 

Tenemos que deshacernos de ese saco de hierro que nos inmoviliza y nos nubla la mente, que no nos permite crear, luchar, avanzar por nuevos caminos.

El Desarrollo Productivo se logrará con políticas públicas, con herramientas que permitan avanzar, pero el principio y el fin del Desarrollo están en cada una de nuestras cabezas.

Tenemos que tener la convicción que que sí podemos. 

 

En resumen: 

Pensar un modelo de desarrollo productivo que no sólo mire el crecimiento económico sino que tome como centro el desarrollo humano, que atienda la desigualdad, el bienestar, la felicidad. Cambio y diversificación de la matriz productiva con una inserción internacional y regional integradora que la posibilite. Un Estado pro activo y articulador de la confluencia de empresas, trabajadores, aportes de la ciencia y tecnología nacionales, educativos. Atreverse a pensar desembarazándose de prejuicios instalados de que no se puede.

 

.

.

1- 2019 – Encuentro Nacional de Desarrollo Productivo. PIT CNT – Documento final.

2- 2021 - https://resistencia.org.uy/articulos/631/plan-de-desarrollo-productivo-nacional

3- 2021 - https://youtu.be/P3RYvrqZlKM

4- https://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Reuniones/RCPsiquiatria/2/2376

5-  2017 Jun - https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0211-57352017000100008

Autor: Mario Pérez

Compartir

Comentarios