filename

por Palagummi Sainath*

 

Desde hace más de un año, en uno de los movimientos más largos y masivos que ha conocido el país desde la independencia, los campesinos indios han luchado contra la contrarreforma agraria aprobada por el gobierno nacionalista hindú de Modi en medio de la pandemia. El 19 de noviembre los campesinos consiguieron una enorme victoria al obtener la retirada de las tres leyes impugnadas. En este artículo, escrito sobre el terreno, el periodista y activista P. Sainath, especialista en cuestiones agrarias y autor de una obra de referencia sobre la pobreza rural en India, ofrece su análisis de esta histórica victoria.

Lo que los medios de comunicación nunca podrán admitir abiertamente es que el movimiento democrático y pacífico más importante que ha conocido el mundo en años, sin duda el más grande organizado en el apogeo de la pandemia, ha obtenido una tremenda victoria, una victoria que perpetúa un legado. Agricultores de todas clases, hombres y mujeres, incluidos los de las comunidades adivasi y dalit  [ 1 ], han desempeñado un papel crucial en la lucha de este país por la libertad. Y en este 75 º aniversario de nuestra independencia, los agricultores, a las puertas Delhi, han reavivado el espíritu de esa gran lucha.

El primer ministro Modi ha anunciado que dará marcha atrás y derogará las leyes agrícolas durante la próxima sesión de invierno del Parlamento, que comienza el 29 de este mes [de noviembre de 2021]. Dice que lo hace después de no poder persuadir a "algunos agricultores, a pesar de todos sus esfuerzos". Sólo una parte, tomese nota, no estaba convencida de que estas tres leyes agrícolas desacreditadas fueran realmente buenas para ellos. Ni una palabra sobre, o para, los más de 600 agricultores que han muerto en esta lucha histórica. Su fracaso, lo dice claramente, radica únicamente en su capacidad de persuasión, en el hecho de que no logró convencer a esa "parte de los agricultores" de los méritos de su proyecto.El fracaso no es de las leyes en sí ni de cómo su gobierno las hizo aprobar en medio de una pandemia.

Así que no tenemos más remedio que creer que los partidarios de Khalistan  [ 2 ], los "antinacionales" [ 3 ], Los activistas ocultos que se hacen pasar por agricultores, se han convertido en "parte de los agricultores" que se negaron a dejarse convencer por los aterradores encantos del Sr. Modi. ¿Se negaron a ser persuadido? Pero, ¿cuáles fueron las maneras y los métodos de persuasión empleados? ¿Negarles la entrada a la capital para exponer sus quejas? ¿Bloquearlos con trincheras y alambre de púas? ¿Dispersarlos con cañones de agua? ¿Transformar sus campamentos en pequeños gulags? ¿Asegurarse de que los medios de comunicación coludidos difamen a los campesinos todos los días? ¿Atropellarlos con vehículos, pertenezcan a un ministro del gobierno central o a su hijo? ¿Es esta la idea de persuasión que tiene este gobierno? Si estos son sus "mejores esfuerzos", nos estremece la perspectiva de saber cuales puedan ser los peores.

El Primer Ministro ha realizado al menos siete visitas al extranjero solo este año, la última para la COP26. Pero nunca tuvo tiempo de desplazarse unos kilómetros desde su residencia para visitar, a las puertas de Delhi, a decenas de miles de campesinos cuyos sufrimientos han afectado a tanta gente en todo el país. ¿No habría sido un verdadero esfuerzo de persuasión?

Desde el primer mes de la actual movilización, fui bombardeado con preguntas de los medios que se preguntaban "¿cómo pueden durar tanto?". Los campesinos respondieron a esta pregunta. Pero también saben que su formidable victoria es solo el primer paso. La derogación significa que la bota de las grandes empresas no aplastará el cuello de los agricultores por ahora. Pero aún deben resolverse una serie de otras cuestiones, que van desde el precio mínimo de sostenimiento  [ 4 ] y la contratación pública hasta cuestiones de política económica mucho más amplias.

Los presentadores de televisión nos dicen, como si fuera una revelación asombrosa, que esta retirada del gobierno tiene algo que ver con las próximas elecciones parlamentarias que se celebrarán en cinco estados el próximo mes de febrero.

Estos mismos medios no dijeron nada sobre la trascendencia de los resultados de las elecciones parciales, convocadas el 3 de noviembre, en 29 distritos electorales de las Asambleas [de los estados regionales] y 3 distritos electorales del Parlamento [del estado central]. Lea los editoriales de ese período; vea lo que se analizó en la televisión en ese momento. Hablaban de que los partidos gobernantes generalmente ganaban elecciones parciales, algo de indignación a nivel local, y no solo contra el BJP [el partido de Modi], y cosas así. Pocos editoriales han dicho algo sobre los dos factores que influyen en los resultados de estas encuestas: las protestas campesinas y la mala gestión del Covid-19.

El anuncio de hoy del Sr. Modi muestra que al menos, y finalmente, ha entendido la importancia de estos dos factores. Sabe que ha sufrido enormes derrotas en estados donde el movimiento campesino es fuerte. Estados como Rajasthan e Himachal, pero cuyos medios, que repiten una y otra vez a sus audiencias que todo se desarrolla en Punjab y Haryana, no lo han tenido en cuenta en sus análisis.

Pero, ¿cuándo fue la última vez que vimos al BJP o a una formación de Sangh Parivar  [ 5 ] en tercer y cuarto lugar en dos distritos electorales en Rajasthan? ¿O la paliza que recibieron en Himachal, donde perdieron los tres escaños en la Asamblea y un escaño en el Parlamento?

En Haryana, como denunciaron los manifestantes, "todo el gobierno, desde el CM [Ministro Principal] hasta el DM [Magistrado de Distrito]" estuvo presente para hacer campaña por el BJP. Incluso donde el Congreso presentó estúpidamente un candidato contra Abhay Chautala  [ 6 ], quien había renunciado por la cuestión campesina, incluso donde los ministros del gobierno central estuvieron presentes, el BJP perdió. El candidato del Congreso perdió su respaldo, pero logró reducir un poco el margen de Chautala, que sin embargo ganó por más de 6.000 votos.

En los tres estados, el efecto de las protestas de los agricultores se ha sentido y, a diferencia de los vulgares lacayos  de las grandes empresas, el Primer Ministro lo ha entendido. Combinado con el efecto de las protestas en el oeste de Uttar-Pradesh, a las que se sumaron los espantosos asesinatos de Lakhimpur Kheri  [ 7 ], que tuvieron el efecto de una bala en el pie para su campo, y con elecciones en este estado en tan solo 90 días, ha visto la luz.

En tres meses, el gobierno del BJP tendrá que responder una pregunta, si la oposición tiene suficiente sentido común para plantearla: ¿qué pasó con la promesa de duplicar los ingresos de los agricultores en 2022? La 77a edición de la NSS ( National Sample Survey, 2018-19) muestra una disminución en la participación de los ingresos del cultivo para las mujeres agricultoras; estamos lejos de duplicar los ingresos generales de las mujeres agricultoras. También muestra una disminución absoluta de los ingresos reales de la agricultura.

De hecho, los agricultores han logrado mucho más que su firme exigencia de derogar las leyes agrícolas. Su lucha tuvo una profunda influencia en la política de ese país, al igual que su difícil situación en las elecciones generales de 2004 [que terminaron con la derrota del entonces gobernante BJP].

Este no es en absoluto el final de la crisis agraria. Es el comienzo de una nueva fase en la batalla por los problemas más amplios que plantea esta crisis. Las protestas de los agricultores no son nuevas, y han sido aún más importantes desde 2018, cuando los agricultores adivasi de Maharashtra electrizaron a la nación con su asombrosa marcha desde Nashik a Mumbai, recorriendo 182 kilómetros a pie. Allí también fueron acusados ​​inicialmente de "naxalitas urbanos  [ 8 ]", acusados ​​de no ser "verdaderos agricultores", etc. Su marcha derrotó a sus calumniadores.

El acontecimiento de hoy contiene varias victorias. Una de ellas, y no la menos importante, es que ganaron los campesinos en los medios controlados por los poderes financieros. En la cuestión agrícola (como en tantas otras), estos medios funcionaron como pilas AAA (Amplifying Ambani Adani +  [ 9 ] ).

Entre diciembre de este año y abril del próximo, celebraremos el bicentenario de la creación de dos grandes periódicos (ambos bajo la dirección de Raja Rammohan Roy  [ 10 ]) que se podría decir que marcaron el comienzo de una verdadera prensa india, percibida como tal y propiedad de indios. Uno de ellos - Mirat-ul-Akhbar [Espejo de noticias] - denunció brillantemente a la administración Angrezi [británica] durante el asesinato de Pratap Narayan Das tras ser condenado al látigo por un juez en Comilla (ahora Chittagong, Bangladesh). El editorial contundente de Roy resultó en el arresto del juez y su juicio por el tribunal más alto entonces.

El gobernador general  [ 11 ] reaccionó aterrorizando a la prensa. Al promulgar una nueva ordenanza draconiana, trató de aplicarla. Negándose a someterse a ella, Roy anunció que cerraba Mirat-ul-Akhbar en lugar de subordinarse a lo que llamó leyes y circunstancias degradantes y humillantes. (Y siguió liderando su lucha en otros periódicos).

Fue un periodismo valiente. No el periodismo de connivencia y capitulación que hemos visto en el tema agrícola. Periodismo realizado con un barniz de "preocupación" por las mujeres campesinas en editoriales sin firmar, mientras las denuncia en las páginas de opinión como unas campesinas adineradas que "exigen socialismo para los ricos".

El Indian Express, el Times of India, casi todos los periódicos, básicamente decían que eran unos chiflados con los que había que hablar amablemente. Los editoriales invariablemente terminaban con este llamamiento: no deroguen estas leyes, son realmente buenas. Lo mismo sucedió con gran parte del resto de los medios de comunicación.

¿Alguna de estas publicaciones le dijo a sus lectores alguna vez -sobre el conflicto entre las mujeres agricultoras y las grandes empresas- que la fortuna personal de Mukesh Ambani (84.5 mil millones de euros según Forbes 2021), se acerca mucho  al PIB del Estado de Punjab ( alrededor de 85,5 mil millones)? ¿Alguna vez dijeron que la riqueza combinada de Ambani y Adani (que alcanzó los $ 50.5 mil millones) es mayor que el PIB de Punjab o Haryana?

O existen circunstancias atenuantes. Ambani es el propietario de medios más grande de la India. Y, en los medios que no le pertenecen, probablemente sea el mayor anunciante. No está prohibido evocar la riqueza de estos dos barones de la industria, pero suele ser, generalmente, en tono de alabanza. Este es el periodismo de los lacayos del capital.

Ya hay rumores de que esta inteligente estrategia, la retirada de las leyes, tendrá un efecto significativo en las próximas elecciones a la Asamblea de Punjab. Amarinder Singh [primer ministro saliente de Punjab y líder local del Partido del Congreso] lo presenta como una victoria que orquestó al dimitir del partido del Congreso y negociar con Modi. Y asegura que cambiará los resultados electorales en esta región.

Pero los cientos de miles de personas en este estado que participaron en esta lucha saben de quién es la victoria. Los corazones de la gente de Punjab están con aquellos que en los campamentos de protesta soportaron uno de los peores inviernos de Delhi en décadas, un verano abrasador, luego el monzón y el trato miserable que les ha dispensado Modi y sus medios de prensa vendidos.

Quizás lo más importante que han logrado los manifestantes es esto: inculcar la resistencia también en otras esferas ante un gobierno que simplemente arroja a sus detractores a la cárcel, los persigue y los acosa. Este gobierno detiene arbitrariamente a ciudadanos, incluidos periodistas, en virtud de la ley UAPA [la ley de "prevención de actividades ilícitas" aprobada en 2019], sanciona a los medios independientes por presuntos "delitos económicos". Hoy no es solo una victoria para los agricultores. Es una victoria en la batalla por las libertades civiles y los derechos humanos. Una victoria para la democracia en India.

Notas

1 ] El término "adivasi" se refiere a las comunidades tribales del subcontinente indio y el término "dalit" (literalmente "oprimidos") las comunidades designadas como intocables.

2 ] Nota del editor: Khalistán es el nombre del estado que el movimiento separatista sij le gustaría crear en Punjab (región norte de la India).

3 ] Nota del editor: los nacionalistas hindúes utilizan con frecuencia este calificativo para desacreditar cualquier crítica a su política. Esta lista incluye todas las calificaciones utilizadas por estos últimos y más ampliamente por los principales medios de comunicación para descalificar al movimiento campesino.

4 ] Sobre este punto, consulte el artículo: http://www.contretemps.eu/inde-modi-bjp-capitalisme-agrobusiness-mouvement-paysan/

5 ] Nota del editor: Sangh Parivar (literalmente "la familia") se refiere a una nebulosa de organizaciones nacionalistas hindúes. Vea el artículo: https://www.contretemps.eu/catastrophe-indienne-bjp-modi/

6 ] NdT: Abhay Chautala, diputado de un partido regional, ha renunciado a su cargo para retirar su apoyo al BJP y mostrar su solidaridad con el movimiento campesino.

7 ] Nota del editor: en octubre de 2021, durante una protesta de campesinos en el distrito de Lakhimpur Kheri (Uttar Pradesh), una caravana de tres autos volcó y mató a cuatro manifestantes y un periodista; uno de los conductores y dos activistas del BJP fueron muertos por la multitud en represalia. Se cree que dos de los coches pertenecen a uno de los ministros del gobierno central.

8 ] NdT. : El término "naxalita" se refiere a una insurgencia maoísta que comenzó en la década de 1960 contra el gobierno indio, en las zonas rurales. El término "naxalita urbano" es utilizado por los nacionalistas hindúes para desacreditar a sus críticos, especialmente en la esfera intelectual.

9 ] Nota del editor: M. Ambani y G. Adani son dos empresarios indios, muy cercanos al BJP, y que se han aprovechado en gran medida del ascenso al poder de Modi para aumentar su influencia y su fortuna.

10 ] NdT: Reformador de principios del siglo XIX.

11 ] Nota del editor: Durante el período del dominio británico, el gobernador general fue uno de los cargos más importantes de la administración colonial.

 

 

* Palagummi Sainath es el editor de temas rurales de The Hindu y autor de Everybody Loves a Good Drought: Stories From India's Poorest Districts.

Compartir

Comentarios