filename

A pocos días de finalizar el primer mes del 2022 que recién asoma, hemos tenido una seguidilla de situaciones que auguran un año movidito.

La consulta popular acerca de 135 artículos de la LUC está a la vuelta de la esquina y tiene al primer trimestre del año plagado de debate, información y desinformación (esto último promovido por los defensores de la LUC, que no encuentran fortalezas en su defensa y necesariamente recurren a mentiras como estrategia central).

Pero en medio del reallity que construyen para debilitar el debate serio, ese que se debe de dar con argumentos y por sobre todo con el respeto a la trayectoria democrática de los últimos tiempos, una de las vedettes sin duda ha sido la implementación de la portabilidad numérica.

Algunos apuntes

La portabilidad es un modelo de mercado de telefonía móvil que se ha implementado en muchos países del mundo. También cabe aclarar que en ninguno de esos países existe una empresa pública con las características de Antel. Por ende, se importa un modelo que no contempla las características de nuestro país.

Pese a quien le pese, sobre todo a los detractores del “estado de bienestar” y enemigos de lo público, Antel ha sabido estar, entre las mejores compañías del mundo (repito: del mundo).

Además de ser elegida por los/as uruguayos/as como empresa líder en el mercado porque es la mejor, con más cobertura, mejores servicios y con mejores planes comerciales. Contrariamente a lo que dijo nuestro presidente cuando asumió sus funciones, no nos eligen porque están obligados. Nadie está obligado a elegir a Antel, lo han hecho, lo hacen y lo harán porque tiene mejores servicios y porque es una empresa pública. Además los y las uruguayas sabemos hacia dónde van los dineros de Antel y de todas las EEPP, lo vemos cuando pasamos por una escuela y vemos a un niño de moña con su ceibalita, y no queremos que ese dinero se fugue hacia el hemisferio norte.

La mentira

La portabilidad numérica no es innovadora: es un concepto del siglo pasado, viejo. Es desconocer que somos usuarios de datos y no más de llamadas telefónicas, que el foco de los desarrollos, los desafíos y la monetarización está en los datos, en las aplicaciones y no en las viejas llamadas telefónicas o los SMS.

Nuestra agenda no gestiona números, gestiona personas, contactos.

Si por razones comerciales, o de calidad del servicio alguien quisiera migrar a Antel desde algunas de sus competencias, cambia su número y las aplicaciones se encargan de gestionar el cambio. Esto sucede en las aplicaciones modernas que soportan el 98% de las comunicaciones actuales (Whatsapp y Telegram por ejemplo). Decir que nos conocemos por nuestro número telefónico es por lo menos jocoso. Desafiamos a que nos digan el número de celular de su pareja o de sus hijos sin consultar la agenda. ¡Si parece que estuviéramos viendo a Guillermo Francella interpretando a “Enrique el antiguo”!.

La identidad digital nada tiene que ver con el número de celular

Lo invito a tomarse la molestia de por lo menos buscar en Internet, de “googlear” el concepto de identidad digital y verán que nada, pero NADA, tiene que ver con el número de celular. No es una discusión retórica ni teórica, es simple: el número celular no forma parte de la identidad digital. Sostener lo contrario es ignorar la concepción moderna del concepto. Es más, si profundizan verán que es peligroso, muy vulnerable desde el punto de vista de la seguridad (la cyber seguridad) asociar estas dos cosas (identidad y número de celular). La Identidad digital va en el camino de lo que hizo Antel con su servicio de identificación digital “Tu Idd”.

¿Qué libertad?

Volvemos a los apuntes iniciales. Sin portabilidad ya teníamos la libertad de cambiar de compañía. Nadie nos obliga a contratar Antel, lo hemos hecho porque es la mejor.

Lo complejo de la aparición del concepto de libertar para defender esta iniciativa es que simultáneamente en otros artículos de la misma ley de vulneran una cantidad de libertades ej: derecho de huelga o de piquete.

No es mi número

El número es de la URSEC, no del usuario, ni siquiera de la compañía telefónica. Basta de decir que el número es del usuario y que tiene la libertad de hacer con él lo que quiera!

El debilitamiento a Antel

Venimos denunciando en todos los espacios posibles el ecosistema de sabotaje a nuestra empresa pública. La portabilidad es una de las iniciativas, que define nuevas reglas de juego en una competencia desigual, no solo por las multinacionales que confronta, sino con las herramientas que tiene para hacerlo. Simultáneamente a la portabilidad las autoridades de gobierno y de la propia Antel llevan adelante una campaña sistemática de desprestigio (“Antel está atada con alambres”, “Antel tiene que hacer lo que mejor sabe hacer, no lo que ha hecho”, “Antel no debe brindar contenido, no le corresponde y no sabe”, “el Antel arena no es un negocio rentable”, etc.).

Sumado a esto podemos hablar de lo que implica el proyecto de ley de medios, que se encuentra en la comisión de industria del parlamento, que pretender regalar nuestra infraestructura a privados.

Los recortes presupuestales, que asfixian la capacidad de desarrollo de nuestra empresa en una industria dinámica que requiere inversión permanente.

La ausencia de plan estratégico. Eso de inaugurar radiobases no son más que pompas de jabón, ya se venía haciendo, incluso a mayor ritmo. Así como la sustitución de modem que ya se venían instalando desde la administración anterior. Cuales serán el plan estratégico para seguir ubicando a Antel a la vanguardia de las comunicaciones?

El referéndum

Sacar conclusiones a 10 días de la implementación de la portabilidad seria de una irresponsabilidad inmensa.

Queremos ser muy cautos, y esperar a trazar conclusiones más certeras luego del 27 de marzo. El gobierno anunciaba una avalancha de cambios que la verdad han sido pocos. Eso demuestra, una vez más, que a falta de seriedad en el gobierno, el buen tino lo pone la gente.

Lo que si podemos afirmar con total convicción es que este 27 nos jugamos un partido importante. No se trata solamente de la portabilidad, sino de lo que significa respaldar o no a través de este articulo el respaldo a un modelo, que el único objetivo que persigue es el de debilitar a nuestras empresa publicas a favor de las multinacionales. Las iniciativas privatizadoras no son las mismas, hoy no te venden Antel completo, hoy te venden o debilitan las líneas de negocio.

La defensa de Antel está marcada por la recolección de firmas, por la elección de Antel incluso en circunstancias de portabilidad. Porque el pueblo uruguayo construye una debilidad en fortaleza a favor de sus intereses.

Este 27 de Marzo, seremos legisladores/as por un día. Es una responsabilidad inmensa, definamos con información, con debate, y por sobre todas las cosas con la convicción de que nuestras necesidades no se satisfacen con estos 135 artículos. Todo lo contrario, nos alejan del país de la justicia social, del país con soberanía, nos alejan de la publica felicidad.

Por eso, legislemos en defensa propia. Votemos SI.

Autora: Florencia Leymonié

Compartir

Comentarios