filename

Este mapa ahorra mil palabras porque muestra no solo las bases militares de Estados Unidos y la OTAN cercando a Rusia en su frontera occidental, con los países europeos, sino también las que Washington tiene desplegadas en Asia Meridional y en el Sudeste asiático, aparte de las que están instaladas en el litoral Pacífico de su propio territorio, y especialmente en Alaska. No creo que ningún psicólogo pueda inferir de este mapa que el señor Vladimir Putin es un paranoico sino que en realidad está siendo objetivamente acosado desde el Oeste, Sur y Este del territorio ruso. Por eso cuando los pistoleros de la OTAN dicen que Rusia es un país «agresor» mienten descaradamente, y este mapa lo comprueba de modo irrefutable.

Ahora, quien quiera entender la terrible amenaza que se cierne sobre Estados Unidos no tiene más que mirar con detenimiento el mapa que insertamos a continuación, y hacer la cuenta del número de bases militares rusas instaladas en la frontera con México y Canadá.

Mi amigo Mempo Giardinelli me propuso un texto para ilustrar el mapa que inserto a continuación, en donde se torna aún más evidente la infundada paranoia de Rusia y sus absurdas quejas ante la presencia de tropas de la OTAN, compuestas, en buena proporción, por feroces mercenarios reclutados entre el sicariato narco y el hampa, enfundados en los uniformes oficiales de las fuerzas armadas de la OTAN.  «La propaganda norteamericana, -dice Mempo- siempre apegada a la verdad, ejerce la verdadera Prensa Libre e informa con veracidad a la opinión pública. Examine este mapa en donde se muestra la neutralidad de EEUU y sus aliados de la OTAN frente a las injustificadas prevenciones de Moscú.» Salvo, por supuesto, que aparezca alguien que invierta este punto de vista y diga que, en realidad, lo que está ocurriendo es que Rusia, país que lleva en su ADN una irreprimible pulsión de muerte, lo que ha hecho es penetrar con sus fuerzas en los sitios donde están estacionados los campamentos de pacíficos boy.scouts de la OTAN buscando un pretexto para provocar una guerra y así saciar su sed de violencia.

 

 

Recordatorio final: Rusia fue periódicamente invadida por sus vecinos. Señalemos entre los más cercanos la invasión y ocupación territorial a cargo de la Mancomunidad Polaco-Lituana (1617-1618); Suecia (1700-1721); Francia y sus ejércitos napoleónicos (1812) y la Alemania de Hitler, desde junio de 1941 hasta febrero de 1943. Rusia los derrotó a todos. ¿Será la actual ofensiva de la OTAN una remake de las invasiones de los siglos 19 y 20? Teniendo en cuenta los antecedentes históricos sería bueno que los matones occidentales -que se llenan la boca hipocritamente hablando de paz, justicia, democracia, derechos humanos-  lo piensen no una sino tres veces antes de volver a atacar a Rusia.

Autor: Atilio Borón

Compartir

Comentarios