filename

Montevideo, 17 de mayo de 2022

El día de hoy recibimos de manera informal un flyer en donde se invita a un café con la comunidad de colombianos en Uruguay, en presencia de la vicepresidenta y Canciller Marta Lucía Ramírez para el día 18 de mayo de 2022 a las 18:00hs en la sede de la Embajada en Juan María Perez 2706 esquina Ellauri. Esta imagen además dice claramente que quienes invitan son: Cancillería de Colombia; Embajada y Consulado de Colombia en Uruguay.

Las personas que conformamos la Convergencia Colombia por la Paz, nucleadas en Uruguay hacemos parte de la comunidad de colombianos que, además de estar registradas como corresponde ante la embajada, es sabido que tenemos una postura crítica ante el Estado colombiano y en esta oportunidad -como en muchas otras- nuevamente nos están invisibilizando al omitir la invitación a quienes forman parte de nuestra colectividad.

Dicho lo anterior, solicitamos públicamente:

1. Una explicación coherente sobre el por qué de las omisiones en las invitaciones a los eventos que tenemos derecho a asistir, tanto de forma individual como grupal, teniendo en cuenta que esta Convergencia se ha comunicado de manera oficial en múltiples ocasiones: presencial y virtualmente, por motivos diversos con La Embajada y es innegable que tienen nuestra dirección de correo electrónico, teléfonos de contacto, así como también la información de nuestras redes sociales.

2. En vista de que unos de los papeles de la Cancillería son: promover y salvaguardar los intereses del país y de sus nacionales en las áreas de su jurisdicción, así como también brindar asesoría jurídica, social y asistencia requerida por los connacionales; es pertinente que además de tomar un café, la Señora Canciller se apersone en una reunión seria y oficial con la comunidad -resaltando que uno de los principales intereses de los nacionales de Colombia, es la paz, la justicia, la reparación y la no repetición de las múltiples violencias por las que hemos pasado- para tratar temas como los siguientes:

El día 15 de mayo del presente año en la ciudad de Bogotá, se le dejó claro a la señora Diana Ibañez, Directora del Grupo de Atención a Víctimas en el Exterior (GAVE) que en Uruguay habitan víctimas del conflicto armado y que existen casos desatendidos; desde la Unidad de víctimas se replica un discurso negacionista de la existencia de estas víctimas y por supuesto, estas acciones son una confirmación de dicho discurso.

Gracias al trabajo hecho por grupos de víctimas, como el Foro Internacional de Víctimas capítulo Uruguay, hoy el consulado tiene aplicativos para la atención y toma de testimonio para el Registro Único de Víctimas, sabiendo que en palabras de las propias funcionarias del Consulado, no tomaban testimonios desde el año 2007. Se debe formular un plan de acción URGENTE frente a casos como el de una ciudadana colombiana, víctima que quiso dar su testimonio en Agosto de 2011 y no fue atendida porque según la Cónsul de ese momento, la Señora Alicia, el consulado no tenía competencias para hacer esa gestión y a la Víctima, se le venció el tiempo para presentar su testimonio, como es ampliamente conocido que a muchas víctimas más también les ha sucedido, que por estas dilataciones hoy han sido rechazadas para ese registro, dando como resultado una revictimización y omisión a las responsabilidades del Estado con las víctimas en Uruguay.

Por último y no menos importante, solicitamos que se informe concretamente, de forma expedita y pública, sobre el estado actual de la investigación en el caso del ex-Embajador Fernando Sanclemente, quien nos ha expuesto a la vergüenza en Uruguay y en el resto del mundo, sin que hayan claros resultados de esta investigación.

Compartir

Comentarios