filename

Escribe: Chuck Collins*

Los multimillonarios de Estados Unidos se han enriquecido en 2,1 billones de dólares más durante la pandemia, y su fortuna colectiva se ha disparado en un 70%, pasando de algo menos de 3 billones de dólares al inicio de la crisis del COVID, el 18 de marzo de 2020, a más de 5 billones el 15 de octubre de este año, según datos de Forbes analizados por los Americans for Tax Fairness (ATF) y el Programa de Desigualdad del Institute for Policy Studies (IPS).

No sólo ha crecido la riqueza de los multimillonarios estadounidenses, sino también su número: en marzo del año pasado, había 614 estadounidenses con cuentas bancarias de 10 cifras. Hoy son 745.

Los 5 billones de dólares de riqueza que poseen ahora los 745 multimillonarios son dos tercios más que los 3 billones de dólares de riqueza que posee el 50% más pobre de los hogares estadounidenses, según estimaciones de la Junta de la Reserva Federal.

La buena y gran fortuna de estos multimillonarios en los últimos 19 meses resulta aún más cruda cuando se contrasta con el demoledor impacto del coronavirus entre los trabajadores. Casi 89 millones de estadounidenses han perdido su puesto de trabajo, más de 44,9 millones han enfermado a causa del virus y más de 724.000 han muerto de resultas del mismo.

Para poner en perspectiva este extraordinario crecimiento de la riqueza, las ganancias en diecinueve meses de 2,1 billones de dólares por parte de los multimillonarios estadounidenses equivalen a:

  • El 60% del coste de 3,5 billones de dólares en 10 años del plan Build Back Better del presidente Biden.
  • La totalidad de los 2,1 billones de dólares en nuevos ingresos durante 10 años aprobados por el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes para ayudar a pagar el plan de inversión Build Back Better (BBB) del presidente Biden.

Sesenta y siete organizaciones nacionales han enviado una carta al Congreso en la que expresan su preocupación por el hecho de que ni el plan del Comité de Medios y Arbitrios ni el del Presidente Biden graven fiscalmente de modo adecuado a los multimillonarios. Recomiendan que la legislación del Impuesto sobre la Renta de los Multimillonarios (BIT) que está desarrollando el senador Ron Wyden , presidente del Comité de Finanzas, se incluya en la legislación final del BBB. El presidente Biden también apoya esta reforma fiscal.

La mayor parte de las ganancias de estos ingentes multimillonarios no se grava fiscalmente con las normas actuales y desaparece por completo a efectos fiscales cuando pasa a la siguiente generación. Con el BIT de Wyden, los multimillonarios empezarán a pagar impuestos sobre su riqueza incrementada todos los años, al igual que los trabajadores pagan todos los años impuestos sobre sus nóminas.

El impuesto se aplicará sólo a los contribuyentes cuya riqueza supere los mil millones de dólares: unos 700 hogares. Se aplicará anualmente a los activos negociables, como las acciones, cuyo valor se conoce al principio y al final del año. En el caso de los activos no negociables, como la propiedad de una empresa o de bienes inmuebles, los impuestos se aplazarán hasta que se venda el activo.

El apoyo público al impuesto sobre la renta a los multimillonarios es muy sólido. Cuando se propone como forma de pagar el paquete de inversiones de 3,5 billones de dólares del presidente Biden, aumenta el apoyo a ese paquete entre 20 y 40 puntos entre los votantes de los distritos y estados más disputados.

Entre las historias de particulares que se esconden tras las grandes cifras, figuran:

Elon Musk, famoso por Tesla y SpaceX, no solo va superando a Jeff Bezos en el espacio, sino que le ha adelantado en el club de los multimillonarios. Hace diecinueve meses, Bezos era casi cinco veces más rico que Musk. Ahora, tras multiplicar meteóricamente por ocho su riqueza, Musk tiene un valor de 209.000 millones de dólares y Bezos, 192.000 millones. Aun así, la riqueza de Bezos creció un ingente 70 % en ese periodo.

Los fundadores de Google, Sergei Brin y Larry Page, tienen ahora juntos un valor de 237.000 millones de dólares, lo que supone un aumento del 137% respecto a su riqueza combinada de 100.000 millones de dólares al comienzo de la pandemia.

El director de Nike, Phil Knight, casi ha duplicado su fortuna, pasando de 29.500 millones de dólares a casi 58.000 millones. Tal vez se debe eso en parte a que Nike no pagó un céntimo de impuestos federales sobre la renta en 2020 de sus 2.900 millones de dólares en ganancias; y entre 2018 y 2020 la empresa pagó sólo una tasa de impuestos del 3,3 % en 9.000 millones de dólares en ganancias.

MacKenzie Scott, ex esposa del fundador de Amazon, Jeff Bezos, ha visto aumentar su riqueza en 19.500 millones de dólares, o en un 54 %, desde que comenzó la pandemia, incluso después de donar 8,600 millones de dólares de su riqueza a obras benéficas.

Los multimillonarios no tributan lo suficiente

La bonanza multimillonaria de los Estados Unidos demuestra los defectos estructurales de nuestros actuales sistemas económico y fiscal. El presidente Biden y los demócratas del Congreso intentan ponerle remedio proponiendo un paquete de inversiones de 3,5 billones de dólares para las familias trabajadoras y las comunidades, sufragado con impuestos más justos a los ricos y las empresas.

Por término medio, los multimillonarios pagan un tipo efectivo del impuest federal sobre la renta de alrededor del 8 % cuando se tiene en cuenta el incremento del valor de sus acciones, según la Casa Blanca. Se trata de un tipo inferior al que pagan muchos contribuyentes de renta media, como profesores, enfermeras y bomberos.

Los multimillonarios pagan tipos impositivos tan bajos porque:

  • La mayor parte de sus ingresos proviene del aumento del valor de sus inversiones, como acciones, negocios o bienes inmuebles, en lugar de una nómina, como la mayoría de la gente, y no tienen que pagar impuestos sobre ese aumento de la riqueza, a menos que vendan los activos. Pero los ultrarricos no necesitan vender activos. En lugar de ello, debido a la magnitud de sus fortunas, pueden pedir préstamos a los bancos a tipos bajos y vivir lujosamente libres de impuestos.
  • Cuando venden sus activos, pagan un tipo impositivo máximo sobre las plusvalías del 20 % (más un 3,8 % de impuestos sobre las rentas de inversión netas, NIIT), muy por debajo del actual 37 % (40,8 %) que pagarían por un salario equivalente. Por ello, muchos ultrarricos pagan un tipo impositivo inferior al de la clase media.

Según el análisis de ProPublica de los datos del IRS [La Hacienda norteamericana]:

  • Los multimillonarios no han pagado impuestos federales sobre la renta en algunos años recientes, entre ellos Jeff Bezos, Elon Musk, Michael Bloomberg y George Soros.
  • Los 25 principales multimillonarios del país pagaron una tasa impositiva de solo el 3,4% sobre un aumento de 400.000 millones de dólares en su fortuna colectiva entre 2014-18.

Una encuesta tras otra muestra que los norteamericanos de todas las tendencias políticas y por amplia mayoría creen que los ricos y las grandes corporaciones deben empezar a pagar su parte justa de impuestos. Una encuesta realizada en junio por ALG Research y Hart Research muestra que el 62 % de los votantes apoya la propuesta de Biden de invertir 4 billones de dólares (en ese momento) en sanidad, atención infantil, educación, energía limpia, etc., sufragados con mayores impuestos a los ricos y a las empresas.

Nota sobre los datos: Nos hemos basado en datos de la investigación de Forbes sobre la riqueza de los multimillonarios. Damos las gracias a Kerry Dolan y a su equipo. ¿Por qué el 18 de marzo? El 18 de marzo de 2020 se utiliza como inicio oficioso de la crisis del coronavirus, pues para entonces ya estaban en vigor la mayoría de las restricciones económicas federales y de los estados como respuesta al virus. El 18 de marzo fue también la fecha que Forbes eligió para medir la riqueza de los multimillonarios para la edición de 2020 de su informe anual de multimillonarios a escala mundial. PolitiFact ha reseñado favorablemente favorablemente esta metodología. Pueden consultarse las actualizaciones periódicas sobre la riqueza de los multimillonarios.

 

 

.

*Chuck Collins dirige el Programa sobre Desigualdad y Bien Común en el Institute for Policy Studies, en el que es coeditor de de Inequality.org. Su ultimo libro es “The Wealth Hoarders: How Billionaires Pay Millions to Hide Trillions” (Polity Books).

Fuente: https://inequality.org/great-divide/billionaires-2-trillion-richer-than-before-pandemic/

Traducción:Lucas Antón

Compartir

Comentarios