filename

RESUMEN DEL INFORME DE OXFAM — ENERO DE 2022 (1)

" Los diez hombres más ricos del mundo han duplicado su fortuna, mientras que los ingresos del 99 % de la población mundial se habrían deteriorado a causa de la COVID-19. Las crecientes desigualdades económicas, raciales y de género, así como la desigualdad existente entre países, están fracturando nuestro mundo. Esto nunca ha sido fruto del azar, sino el resultado de decisiones deliberadas: la “violencia económica” tiene lugar cuando las decisiones políticas a nivel estructural están diseñadas para favorecer a los más ricos y poderosos, lo que perjudica de una manera directa al conjunto de la población y, especialmente, a las personas en mayor situación de pobreza, las mujeres y las niñas, y las personas racializadas. Las desigualdades contribuyen a la muerte de, como mínimo, una persona cada cuatro segundos. No obstante, tenemos la oportunidad de reformar drásticamente nuestros modelos económicos para que se basen en la igualdad. Podemos abordar la riqueza extrema aplicando una fiscalidad progresiva, invirtiendo en medidas públicas de eficacia demostrada para eliminar las desigualdades, y transformando las dinámicas de poder dentro de la economía y la sociedad. Si mostramos la voluntad necesaria y escuchamos a los movimientos que están exigiendo cambios, podremos crear una economía en la que nadie viva en la pobreza, ni tampoco en una riqueza inimaginable: una economía donde las desigualdades dejen de matar."

Así comienza el resumen del informe de OXFAM de enero de 2022. Dicho informe deja una cosa clara: vivimos en un sistema económico que mata y que mata 1 persona cada 4 segundos.

Una magnitud de este tipo debería ser capaz de indignar a cualquiera. Es ética y moralmente insostenible que un sistema así pueda considerarse justo, libre y mucho menos democrático.

No sólo eso sino que además lo hace en un brutal proceso de concentración de la riqueza que no se detiene ni frente a una pandemia como la que estamos viviendo.

De hecho sostiene el trabajo antes citado que: "La riqueza de los 10 hombres más ricos se ha duplicado, mientras que los ingresos del 99 % de la humanidad se habrían deteriorado a causa de la COVID-19", o sea que esta pandemia en un sistema capitalista como el que vivimos es un gran negocio y sin duda hay sectores que pueden tener muy poco interés en que se resuelva.

Más adelante expresa de forma contundente que:

“Se trata del mayor incremento anual de la riqueza de los mil-millonarios desde que se tienen registros, y está sucediendo en todos los continentes del planeta.

Este incremento es el resultado del aumento desorbitado de los precios de los mercados de valores, el apogeo de las entidades no reguladas, el auge del poder monopolístico y la privatización, junto a la erosión de las normativas, los tipos impositivos a las personas físicas y las empresas(disminución de carga impositiva) y (pérdida) los derechos laborales y los salarios; "

Como continúa denunciando el informe, "Millones de personas aún estarían vivas si hubieran recibido una vacuna, pero se les negó esa oportunidad; mientras, las grandes empresas farmacéuticas continúan conservando el monopolio de estas tecnologías. Este apartheid de las vacunas se está cobrando vidas y está alimentando las desigualdades en todo el mundo."

En un planeta donde los 10 hombres más ricos del mundo poseen más riqueza que los 3100 millones de personas más pobres y donde cualquiera de esos super ricos produce 8000 veces más contaminantes que una persona que integre los 1000 millones más empobrecidos se nos habla de libertad responsable y de calentamiento global como si este problema fuera equitativamente producido por todos y nada tuviese que ver con la forma en que se produce, se consume y se concentra la riqueza socialmente generada.

La propia ONU se suma a esta operación ideológica de ocultamiento, inventando el concepto de Antropoceno como si esta realidad fuera culpa de toda la humanidad intrínsecamente mala y no producto de la organización del trabajo y con ello de la organización de la vida misma.

¿Y por Casa como andamos?

Ya en otros artículos hicimos referencia a varios estudios sobre la concentración de la riqueza en Uruguay. Siendo este el país más igualitario de Sudamérica 2500 uruguayos concentran el doble de la riqueza que la mitad del país.

En los últimos tiempos está concentración se ha fortalecido, ya que mientras el sector agro exportador veía crecer sus ingresos lo cual festejaba con bombos y platillos, los trabajadores perdemos salario real y por ende dejamos de poder cubrir necesidades que nunca más recuperaremos. Es decir, aunque exista la improbable posibilidad de recuperar poder de compra al final del período, la comida que no pudimos darle a los gurises no se la vamos a poder dar nunca más.

El modelo social cultural y económico que beneficia exclusivamente a los sectores más reaccionarios y más ricos del país, es el mismo modelo absurdo que cuestiona el informe de OXFAM. En nuestro país además la voluntad de los malla oro fue hecha Ley de la mano del Gobierno ultra conservador y se llama LUC.

Por eso este 27, desde abajo, sin ningún salvador iluminado, los y las laburantes podemos hacer el mundo un poquito más justo y SI lo haremos.

 

.

1 https://www.oxfam.org/es/informes/las-desigualdades-matan

Autor: Diego Alonso

Compartir

Comentarios